domingo, 16 de octubre de 2011

Without you



 Without you

Para mis hijas, More y Mai,
lejos pero tan cerquita. En mí.
Siempre.

Para mi mamá y su sonrisa.
Siempre.




Pasar el día de la madre sin la mamá (o para una mamá, estar este día sin algunos/as de sus hijos/as) es como un oxímoron emocional.
Contrasentido. Contra los sentidos. Contrario a lo sentido.

Los lazos no dejan de sentirse en ausencia de quien se ama, y en tales circunstancias la distancia -o el tiempo, o la muerte, o cualquier categoría bajo la cual se nos exija un involuntario desapego- simplemente ratifica el deseo ensoñado de seguir este día abrazando... abrazándonos infinitamente.

Eddie Vedder lo dice con plena belleza en esta canción.
Without you (hoy es un día que me suena como esta canción... haré lo que pueda, como pueda... miss you...........).



Without you
(Sin ti)


I'll grow when you grow
let me loosen up the blindfold.
I'll fly when you cry
lift us out of this landslide
wherever you go
whenever we part.

Maduraré cuando madures
dejame soltarte la venda de los ojos.
Volaré cuando llores
y nos sacaré de este derrumbamiento
vayas donde vayas
cada vez que nos separemos.

I'll keep on healing all the scars
that we've collected from the start,
I'd rather this than live without you.
For every wish upon a star
that goes unanswered in the dark
there is a dream, I've dreamt about you.

Yo seguiré curando todas las cicatrices
que hayamos juntado desde el principio,
prefiero esto antes que vivir sin vos.
Porque tras cada deseo pedido bajo una estrella
que queda sin respuesta en la oscuridad
hay un sueño que he soñado sobre vos.

And from afar, I lie awake.
Close my eyes to find I wouldn't be the same.

Y en la distancia, me mantendré despierta.
Cierro mis ojos para darme cuenta de que nunca sería la misma.

I'll shine when you shine
painted pictures on my mind
sun sets on this ocean
never once on my devotion
however you are
or far that you're far.

Brillaré cuando brilles
imágenes descoloridas en mi mente
el sol cayendo sobre este océano
ni una vez sobre mi adoración
estés como estés
o cuan lejos estés.

I'll keep on healing all the scars
that we've collected from the start,
I'd rather this than live without you.
For every wish upon a star
that goes unanswered in the dark
there is a dream, I've dreamt about you.

Yo seguiré curando todas las cicatrices
que hayamos juntado desde el principio,
prefiero esto antes que vivir sin vos.
Porque tras cada deseo pedido bajo una estrella
que queda sin respuesta en la oscuridad
hay un sueño que he soñado sobre vos.

And from afar, I lie awake.
Close my eyes to find I'd never be the same
without you, without you.

Y en la distancia, me mantendré despierta.
Cierro mis ojos para darme cuenta de que nunca sería la misma
sin ti, sin ti.




_________________




2 comentarios:

Jorge Muzam dijo...

Múltiples son los factores que confabulan para que ese deseo tan íntimo, tan humano, de persistir en un abrazo permanente con los seres amados, no se haga realidad más que como esporádicas sinopsis de un nuevo desapego.

La lógica emocional, en este caso, se impone sobre la lógica racional o la lógica biológica, aunque ninguna queda muy atrás.

Pero tenemos palabras, tenemos medios, tenemos gestos, para reiterar aunque sea a la distancia ese desgarrador anhelo.


Un fuerte abrazo mi querida Gabi.

Gabi Romano dijo...

Pocas cosas más antinaturales que el desapego. Y sin embargo de alguna forma debemos vivir aprendiendo a lidiar con mucha antinaturaleza a nuestro alrededor.
Y es como vos lo describís, una suerte de círculo que se abre y se cierra entre un desapego y otro. Lo suave y poderoso está en el "entre" que frágilmente tratamos de construir con quienes amamos pese a toda lejanía.
Cómo construimos ese enmedio? Con los signos que disponemos para intentar desmentir tenuemente las partidas y ausencias. Gestos simbólicos escritos sobre finísimo papel de arroz sobre el que llueven algunas lágrimas eventualmente... volviéndonos muy transparentes.
Y sino? Y si igual nos quedamos a la intemperie y nos dan ganas de darnos la cabeza contra la pared de lo imposible? Entonces siempre queda la música, compañera leal de toda supervivencia a las emociones más tristes.

Recibo tu abrazo, y te envío uno muy cálido desde el mundo subsahariano.